Conductos de ventilación industrial: normativa y tipología:

Tipo de conductos de ventilación

Conductos de ventilación industrial: normativa y tipología:

Los conductos de ventilación son uno de los elementos más importantes dentro de cualquier sistema de ventilación industrial. Su objetivo es transportar el aire de una estancia a otra, especialmente desde el exterior al interior de la construcción industrial y viceversa, con el fin de renovar el aire.

Para garantizar su correcto funcionamiento, es recomendable diseñar y elegir el tipo de conducto de ventilación que se utilizará dentro de la edificación industrial, así como su ubicación, además de acogerse a la normativa específica de cada caso, una tarea imprescindible para lograr los resultados esperados.

 

Tipos de conductos de ventilación industrial

Dentro de la tipología de conductos de ventilación, el Documento Básico HS3 establece diferentes elementos junto con las características que deben reunir.

 

Aberturas y bocas de ventilación

Las bocas de ventilación son un tipo de abertura de aire que se encarga de extraer el aire viciado de un determinado lugar para llevarlo al exterior. Estos elementos deben estar ubicados en lugares determinados dentro de la nave, fábrica o planta.

En concreto, las aberturas de ventilación deberán estar dispuestas de tal forma que se evite la entrada de agua de lluvia o debe estar dotada de elementos adecuados para ese mismo fin. Las bocas de expulsión, por su parte, deberán estar separadas, al menos, 3 metros, y disponer de mallas antipájaros y otros elementos similares.

En el caso de la ventilación híbrida, la boca de expulsión tiene que situarse en la cubierta del edificio a una altura sobre ella de, al menos, un metro y debe superar las siguientes alturas de acuerdo con su emplazamiento: 

  • La altura de cualquier obstáculo que se encuentre a una distancia comprendida entre 2 y 10 metros. 
  • 1,3 veces la altura de cualquier obstáculo que se ubique a una distancia inferior o igual a 2 metros. 
  • 2 metros en cubiertas transitables. 

 

Conductos de admisión

 

Los conductos de admisión se encargan de dar entrada al aire renovado al interior de una edificación industrial.

Estos conductos de admisión deben estar dotados de una sección uniforme y no tener ningún tipo de obstáculos en todo su recorrido. Además, deben tener un acabado tal que dificulte su ensuciamiento para que sean practicables para su limpieza y registro cada 10 m, como máximo, en todo su recorrido.

 

Conductos de extracción para ventilación mecánica

 

Los conductos de extracción son un tipo de difusor que sirve para dar salida a grandes cantidades de aire caliente y viciado al exterior. En este caso, cada uno de los conductos de extracción, debe disponer, en la boca de expulsión, de un aspirador mecánico, aunque puede tenerlo compartido por varios conductos de extracción.

Este tipo de conductos deben ser estancos al aire para su presión de dimensionado, no tener ningún tipo de obstáculos y deben estar dotados de un acabado que dificulte su ensuciamiento, así como ser practicables para su registro y limpieza en la coronación y en el arranque de los tramos verticales.

Además, deberán estar colocados en posición vertical, a excepción de las aberturas de extracción, con los conductos o ramales correspondientes.

En el caso de la ventilación híbrida, además de todos los requisitos que aplican para la ventilación mecánica, cada conducto de extracción debe disponer, en la boca de expulsión, de un aspirador híbrido. Además, los conductos colectivos no deben servir a más de 6 plantas, y los conductos de las dos últimas plantas tienen que ser individuales.

En definitiva, los conductores son elementos fundamentales para garantizar el correcto funcionamiento del sistema de ventilación industrial. Deberán cumplir con la normativa vigente y estar ubicadas de forma que cumplan sus objetivos.

 

Normativa para los conductos de ventilación industrial

 

La normativa en materia de conductos de ventilación industrial está recogida dentro de las normas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), junto con el resto de normas que aplican a los sistemas de ventilación industrial.

 

Además de la normativa vigente, existen una serie de normas UNE de normalización que establecen los criterios técnicos que deben cumplir los conductos de ventilación. En concreto, en el caso particular de los conductos de ventilación industrial, se deben cumplir las normas UNE-EN 12237 para conductos metálicos y UNE-EN 13403 para conductos no metálicos.

 

Además, también se detallan otros elementos que deben cumplir los conductos. En concreto, su revestimiento interior deberá resistir la acción agresiva de los productos de desinfección. Su superficie interior deberá tener una resistencia mecánica que sea capaz de soportar los esfuerzos a los que estará sometida durante las operaciones de limpieza mecánica que establece la norma UNE 100012 sobre higienización de sistemas de climatización.

 

Asimismo, también se regulan la velocidad y presión máxima permitidas en los conductos, que dependerá del tipo de construcción, y el diseño de los soportes de los conductos, que seguirán las instrucciones que dicte el fabricante dependiendo del material empleado, sus dimensiones y su colocación.

 

Otra de las normas de normalización que aplican a los conductos de ventilación industrial es la UNE-EN 1505:1999, que establece las dimensiones de los conductos de aire de la chapa y de los accesorios de sección rectangular, y que se aplica a las redes de conducciones empleadas en los sistemas de ventilación y de acondicionamiento de aire de los edificios para la ocupación humana. La norma establece unas medidas y valores de los conductos ya normalizados que usaremos más adelante para normalizar dichos valores del conducto rectangular.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.