Limpieza Sistema Ventilación

Limpieza Sistema Ventilación

El sistema de ventilación y extracción de aire representa un factor importante dentro de las instalaciones ya que su buen funcionamiento permitirá mantener las condiciones ambientales de cada área, garantizar el mantenimiento de las temperaturas adecuadas, prevenir la acumulación de humedad, vapor, polvos, malos olores y disminuir riesgos de contaminación causados por el aire y por los procesos llevados a cabo en planta.

Así también permite mejorar la eficiencia de los equipos, además de mantener los ambientes de confort adecuados para el personal que labora en la planta, lo que permite un mejor desempeño.

Podríamos definir sistema de ventilación como el método y el conjunto de elementos empleados para ventilar un recinto cerrado.


Clasificación de los sistemas de ventilación
Los sistemas de ventilación pueden clasificarse desde dos puntos de vista:

Según el método empleado para ventilar.
Según la tipología del local a ventilar.
En función del tipo de local hablaremos de los tres sistemas de ventilación siguientes:

Domésticos: cuando se refieren a la ventilación de las viviendas, bien sean pisos o casas unifamiliares.
Terciarios o comerciales: cuando se refieren a locales de ocupación profesional: oficinas, colegios, comercios, etc.
Industriales: cuando nos referimos a ventilación de fábricas y naves industriales en las que se llevan a cabo procesos de producción.
Estas diferentes clases de sistemas de ventilación que acabamos de definir son susceptibles de ser llevadas a cabo según una de las dos alternativas siguientes:

  • Sistemas de simple flujo.
    Sistemas de doble flujo.
    Sistema de ventilación
    Sistema de ventilación de doble flujo con recuperación de calor.

Sistemas de ventilación de simple flujo

Los sistemas de simple flujo consisten en un extractor que extrae el aire contaminado del local y a través de conductos lo vierte a la calle. Como vemos es el sistema más simple de renovación del aire interior, no controla el aire de entrada de manera que éste sustituirá el aire extraído entrando por rendijas y porosidades del edifico. Como es sabido, los edificios son cada vez más estancos y esto implica que actualmente, en la ventilación de simple flujo deben preverse bocas de entrada del aire de sustitución a fin de garantizar que no se dificultará la extracción por causa de una escasa entrada de aire nuevo.

Sistemas de ventilación de doble flujo

Los sistemas de ventilación de doble flujo no se limitan a extraer aire contaminado e impulsar aire de renovación a un local, sino que muy frecuentemente tratan el aire de entrada de distintas formas. Dado que los sistemas de doble flujo son el presente y sobre todo el futuro de la ventilación, vamos a analizar brevemente los tratamientos más comunes que se aplican al aire de entrada y los diferentes componentes que más frecuentemente nos encontramos en estos sistemas de ventilación.

Tratamientos y componentes de sistemas de doble flujo

Filtrado. Se considera prácticamente imprescindible un buen filtrado del aire de entrada para evitar la introducción de polvo, insectos y todo tipo de partículas en el interior del local. El grado de filtrado depende de la calidad del aire exterior en el punto de toma del mismo y de la calidad del aire interior que se pretende conseguir. Es relativamente frecuente filtrar también el aire de extracción.

Calefacción. Para evitar la molestia que puede suponer la introducción de aire muy frío en el interior del local, frecuentemente se calienta el aire de entrada hasta una temperatura de confort. El calefactado de este aire se puede realizar por medio de resistencias eléctricas, por baterías de agua caliente o por bomba de calor.

Refrigeración. De igual modo, puede enfriarse el aire de entrada por medio de una batería de enfriamiento, bien sea de agua fría o de expansión directa.

Recuperación de calor. La recuperación de calor es el método más eficiente de tratar el aire desde el punto de vista del consumo de energía. Esta tecnología transfiere el calor (o el frío, en verano) del aire de extracción al aire de entrada con el simple consumo eléctrico de los respectivos ventiladores. Los recuperadores de calor modernos son capaces de recuperar hasta un 90% del calor sensible del aire de extracción.

Humidificación o deshumidificación del aire de entrada. Aunque menos frecuente que los anteriores, es posible quitar o añadir humedad al aire de entrada para adecuar su humedad relativa a los porcentajes de confort. Otros tratamientos más específicos son posibles, tales como tratamiento antibacteriano, ultra filtrado para hospitales y salas blancas, etc.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.